Ni de día ni de noche…

P1010336_1073

“Dimos la espalda a aquel mísero valle
por la ribera que en torno le ciñe,
y sin ninguna charla lo cruzamos.

No era allí ni de día ni de noche,
y poco penetraba con la vista;
pero escuché sonar un alto cuerno,

tanto que habría a los truenos callado,
y que hacia él su camino siguiendo,
me dirigió la vista sólo a un punto”

Divina Comedia

Dante Alighieri

Demonios

P1010364_1148

“Mas las almas desnudas y contritas,
cambiaron el color y rechinaban,
cuando escucharon las palabras crudas.

Blasfemaban de Dios y de sus padres,
del hombre, el sitio, el tiempo y la simiente
que los sembrara, y de su nacimiento.

Luego se recogieron todas juntas,
llorando fuerte en la orilla malvada
que aguarda a todos los que a Dios no temen.

Carón, demonio, con ojos de fuego,
llamándolos a todos recogía;
da con el remo si alguno se atrasa”

Divina Comedia

Dante Alighieri

Sueño

P1010359_1143

“Y como ahuyenta el sueño una luz viva,
pues la vista se acerca al resplandor
que atraviesa membrana tras membrana,

y al despertado aturde lo que mira,
pues tan torpe es la súbita vigilia
mientras la estimativa no le ayuda”

La Divina Comedia

Dante Alighieri

Bosque al que ningún sendero señalaba…

P1010306_1121

“Neso no había aún vuelto al otro lado,
cuando entramos nosotros por un bosque
al que ningún sendero señalaba.

No era verde su fronda, sino oscura;
ni sus ramas derechas, mas torcidas;
sin frutas, mas con púas venenosas.

Tan tupidos, tan ásperos matojos
no conocen las fieras que aborrecen
entre Corneto y Cécina los campos.

Hacen allí su nido las arpías, que de Estrófane echaron al Troyano
con triste anuncio de futuras cuitas.

Alas muy grandes, cuello y rostro humanos
y garras tienen, y el vientre con plumas;
en árboles tan raros se lamentan”

Divina Comedia

Dante Alighieri

Por esa oculta senda…

P1010173_0884

“Mi guía y yo por esa oculta senda
fuimos para volver al claro mundo;
y sin preocupación de descansar, subimos, él primero y yo después,
hasta que nos dejó mirar el cielo
un agujero, por el cual salimos a contemplar de nuevo las estrellas”

Divina Comedia

Dante Alighieri

El fin del sendero

P1010288_1103

“Y así cuando le sientas tan suave,
que te haga caminar ya tan ligero
como nave que empuja la corriente,

habrás llegado al fin de este sendero:
reposar allí espera tu fatiga.
Más no respondo, y esto lo sé cierto.

Y después de decir estas palabras,
oímos una voz cercana: «¡Acaso
necesites sentarte mucho antes!”

Divina Comedia

Dante Alighieri

La mirada

P1010239_1038.jpeg

“Yo alzaba ansioso al cielo la mirada,
adonde son más tardas las estrellas,
como la rueda más cercana al eje”

Divina Comedia

Dante Alighieri