Nada

P1010423_1175e

“No soy nada.

Nunca seré nada.

No puedo querer ser nada.

Aparte de eso, tengo en mí todos los sueños del mundo”

Fernando Pessoa

Brumas y lluvia

P1010310_1125

“¡Oh, finales de otoño, inviernos, primaveras cubiertas de lodo, Adormecedoras estaciones! yo os amo y os elogio
Por envolver así mí corazón y mi cerebro
Con una mortaja vaporosa y en una tumba baldía.

En esta inmensa llanura donde el austro frío sopla, Donde en las interminables noches la veleta enronquece, Mi alma mejor que en la época del tibio reverdecer Desplegará ampliamente sus alas de cuervo”

Las Flores del Mal

Baudelaire

Musas

P1010321_1136

“Que el rumor hasta mí llega vagamente,

Es una de esas antiguas lamentaciones, Musas de los pobres auverneses,
Que antes en las horas ociosas
Tanto nos deleitaban con frecuencia.

Y, su esperanza destruida,
La pobre se marchó tristemente; Y yo pensé de inmediato
En el amigo a quien amo tanto,

Que me decía, paseándonos,
Que para él era un placer
Que semejante serenata
Llegara en un prolongado y monótono holgar”

Las Flores del Mal

Baudelaire

Mares

P1010262_1013

“¡Asombrosos viajeros! ¡Qué nobles relatos
Leemos en vuestros ojos profundos como los mares! Mostradnos los joyeros de vuestras ricas memorias, Esas alhajas maravillosas, hechas de astros y de éter.

¡Deseamos viajar sin vapor y sin velas!
Para ahuyentar el tedio de nuestras prisiones,
Haced desfilar nuestros espíritus, tensos como un lienzo, Vuestros recuerdos enmarcados por horizontes.

Decid, ¿qué habéis visto?”

Las Flores del Mal

Baudelaire

Los inteligentes

P1010189_0900

“Así he encontrado a más de una persona inteligente: se cubría el rostro con velos y enturbiaba su agua para que nadie pudiera verla a través de aquéllos y hacia abajo de ésta.

Pero cabalmente a él acudían hombres desconfiados y cascanueces aún más inteligentes: ¡cabalmente a él le pescaban su pez más escondido!

Pero los luminosos, los bravos, los transparentes – ésos son para mí los más inteligentes de todos los que callan: su fondo es tan profundo que ni siquiera el agua más clara lo traiciona”

Así habló Zaratustra

Nietzsche

 

Fuente con marco

P1000774_0523

Me parece a veces que mi sangre corre a raudales,
Cual una fuente con rítmicos sollozos.
La escucho bien que corre con un prolongado murmullo, Pero, me palpo en vano para encontrar la herida.

Las Flores del Mal

Charles Baudelaire