Mares

P1010262_1013

“¡Asombrosos viajeros! ¡Qué nobles relatos
Leemos en vuestros ojos profundos como los mares! Mostradnos los joyeros de vuestras ricas memorias, Esas alhajas maravillosas, hechas de astros y de éter.

¡Deseamos viajar sin vapor y sin velas!
Para ahuyentar el tedio de nuestras prisiones,
Haced desfilar nuestros espíritus, tensos como un lienzo, Vuestros recuerdos enmarcados por horizontes.

Decid, ¿qué habéis visto?”

Las Flores del Mal

Baudelaire

Atardecer

P1010210_0921

“Hace ya mucho que se puso el sol, dijo por fin; el prado está húmedo, de los bosques llega frío.

Algo desconocido está a mi alrededor y mira pensativo. ¡Cómo! ¿Tú vives todavía, Zaratustra?

¿Por qué? ¿Para qué? ¿Con qué? ¿Hacia dónde? ¿Dónde? ¿Cómo? ¿No es tontería vivir todavía? –

Ay, amigos mios, el atardecer es quien así pregunta desde mí. ¡Perdonadme mi tristeza! El atardecer ha llegado: ¡perdonadme que el atardecer haya llegado.”

Así habló Zaratustra

Nietzsche

Así tu alma…

P1010357_1094

 

“Así tu alma que enciende
El ardiente rayo de las voluptuosidades
Se arroja, rápida y atrevida,
Hacia la amplitud de los cielos encantados. Luego, ella se derrama moribunda,
En una oleada de triste languidez,
Que por una invisible pendiente
Desciende hasta el fondo de mi corazón”

Las flores del mal

Baudelaire

Noche

P1010302_1117

“La noche se apaciguaba como en un claustro,
Y mis ojos en la oscuridad barruntaban tus pupilas, Y yo bebía tu aliento, ¡oh dulzura! ¡oh veneno!
Y tus pies se adormecían en mis manos fraternales. La noche se apaciguaba como en un claustro”

 

Las Flores del Mal

Baudelaire

Los inteligentes

P1010189_0900

“Así he encontrado a más de una persona inteligente: se cubría el rostro con velos y enturbiaba su agua para que nadie pudiera verla a través de aquéllos y hacia abajo de ésta.

Pero cabalmente a él acudían hombres desconfiados y cascanueces aún más inteligentes: ¡cabalmente a él le pescaban su pez más escondido!

Pero los luminosos, los bravos, los transparentes – ésos son para mí los más inteligentes de todos los que callan: su fondo es tan profundo que ni siquiera el agua más clara lo traiciona”

Así habló Zaratustra

Nietzsche

 

Por esa oculta senda…

P1010173_0884

“Mi guía y yo por esa oculta senda
fuimos para volver al claro mundo;
y sin preocupación de descansar, subimos, él primero y yo después,
hasta que nos dejó mirar el cielo
un agujero, por el cual salimos a contemplar de nuevo las estrellas”

Divina Comedia

Dante Alighieri